Valle de Ihlara

Uno de los muchos puentes que cruzan el riachueloUna de las excursiones que hicimos durante los días que estuvimos en Capadocia fue visitar el Valle de Ilhara, y de camino de regreso a Göreme paramos a visitar una de las ciudades subterráneas más conocidas, “Kaymakli yeri”. La excursión hay que decir que es totalmente recomendable.

Uno no puede imaginar, tras recorrrer kilómetros de áridas tierras por la zona ,que pueda encontrarse con un lugar así, un oasis en medio del desierto. Recorrerlo es un placer, disfrutando de la naturaleza, del frescor de la sombras de los arboles y del pequeño río que lo recorren, observando las impresionantes paredes de roca y descubriendo las cientos de iglesias que uno encuentra escondidas a lo largo del camino. Una opción estupenda para los amantes del senderismo o para familias con niños que necesiten correr y desfogarse un poquito en plena naturaleza.

El valle de Ihlara se halla cerca del Monte Hasan y del Monte Melendiz (2 de los 3 volcanes de la Capadocia). Se trata de un cañón o desfiladero de 100 metros de profundidad y de 14 km de longitud. No sólo interesante como paraje natural, sino que también como curiosísimo lugar en el que los antiguos cristianos dejaron una enorme huella arquitectónica, cientos de iglesias escondidas y dispersas a lo largo del paraje.

Vista general del valle de Ihlara

Se puede acceder al valle por 4 entradas diferentes, la 1ª en el pueblo de Ihlara, la 2ª en el km 4 del valle (la más popular), la 3ª en el pueblo de Belirsima (se puede acceder en coche) y la última es en el final del valle en el “Monasterio de Selime”.

Yo recomiendo evitar los meses de invierno, porque la zona es realmente fría y la nieve o la lluvia, no nos dejarán disfrutar de esta bonita excursión.

El acceso al Valle está permitido durante todo el año, pero los horarios varían:

-De abril a octubre de 8:00 a 19:00.

-De noviembre a marzo de 8:00 a 17:00.

La entrada cuesta 10Tl (4 o 5 euros).

Mapa de la zona:

Ihlara

Nosotros decidimos no recorrerlo entero, fundamentalmente porque la mayoría de las iglesias se hallan en el tramo entre Ihlara y Belisirma (unas 60). Así que la ruta que seguimos fue entrar por el 2º acceso e ir hasta Belisirma. Habíamos ido con unos amigos en coche, así que para que los niños no se cansaran demasiado, decidimos aparcar uno de los coches en la 2ª entrada y otro en Belisirma, para no tener que hacer el recorrido 2 veces.

Una vez que pagada la entrada, nos acercamos al mirador desde el que se divisa todo el valle. Resulta impresionante descubrir este paisaje en medio de la Capadocia. Y comenzamos nuestro descenso hacia el fondo del cañón, 380 escalones ni más ni menos.

Bajada al valle

Cuando vas bajando se comienza a oír el agradable trinar de los pájaros y el sonido del riachuelo que divide el valle en dos. Una vez abajo la sensación de paz es increíble y además fresquito, que lo cierto es que en los días calurosos se agradece enormemente. Será por todo esto por lo que se ha convertido en uno de los lugares preferidos para hacer rutas a pie en Capadocia. El arroyo Melendiz cruza todo el valle dividiendo los caminos y las empinadas paredes.

Refrescándonoe en el rio Melendiz

En el siglo IV fue refugio de los cristianos que escapaban de los romanos y fueron ellos los que construyeron en las paredes del cañón cientos de iglesias, ermitas y monasterios.

Antiguamente llamado Peristrema fue el retiro favorito de los monjes bizantinos. A lo largo del recorrido Iglesia encontraremos numerosas iglesias trogloditas con espectaculares frescos, algunos muy bien conservados.

En tiempos pasados fue un importante centro religioso. No sólo hay iglesias en el valle, sino que también encontraremos otras muy interesantes en los pueblos cercanos de Selime y Yaprahisar: Selime kalesi, Dervis Akin Kilisesi y Dogan Yuvasi Kilisesi, por ejemplo.

Las iglesias más importantes se hallan señaladas, otras en cambio se encuentran por sorpresa cuando uno curiosea por los alrededores.

Las iglesias más conocidas son las siguientes: Agaçalti, Sümbüllü, Pürenliseki, Kokar, Yilanli, Karagedik, Kirkdamalti, Direkli, Ala y Egritas.

Aquí teneís algunos de lo frescos e iglesias que nos encontramos.

Agaçalti kilisesiSümbüllü kilisesi

Durante el camino, uno puede sentarse a descansar a la orilla del riachuelo o parar a tomarse un té o tentempié en el jardín de té que hay a mitad de camino. Un lugar muy auténtico donde tomarse un gözleme o un té o refresco.

Jardín de té

Numerosos puentes de madera cruzan el arroyo para poder pasar de un lado a otro en busca de alguna iglesia. Los niños se lo pasaron pipa pasando y correteando de un lado a otro del camino, a la vez que chapoteaban un poco en el río.

Jugando en el riachuelo

La mañana pasó volando y se acercaba ya la hora de comer cuando llegamos a Belirsima, fue estupendo descubrir que allí había varios restaurantes que tenían casitas sobre el río para sentarse a comer. La comida bastante buena y el sitio muy curioso.

Restaurante en Belirsima

Restaurante sobre el río

Con la tripa llena y ya cansados de andar cogimos el coche y nos dirigimos a Selime a ver el monasterio del mismo nombre, diferente a todo lo que hayáis visto antes. Lo que parece en realidad es una ciudad excavada en la roca, llena de ventanales de muy variadas formas. El precio incluido en la entrada al valle.

Monasterio de Selime

Para aprovechar el día decidimos poner rumbo a la ciudad subterránea de Kaymakli, una de las más conocidas. Aunque en la carretera a Derinkuyu hay también otros lugares dignos de visitar: La ciudad subterránea de Derinkuyu yeralti sehri, Narligöl krater Gölü y Gaziemir Yeralti kervansaray. Estas son distintas opciones que igual os interesan para hacer alguna ruta interesante por la zona.

Mapa CapadociaVer mapa de Capadocia

http://planetatour.wordpress.com/2011/05/18/ihlara/

http://en.wikipedia.org/wiki/Ihlara

El Valle de Ihlara, en Capadocia

http://es.wikiloc.com/wikiloc/view.do?id=994018

https://www.google.com/maps/@38.241868,34.302263,14z?hl=tr

http://www.muze.gov.tr/Images/muzeler/muze-ihlara-ios/flash/index.html


Deja un comentario